Estimado Butterball:

Me indigna ver otra investigación encubierta que muestra el horrible abuso animal en una instalación de Butterball. Esta vez, los trabajadores de Butterball fueron captados mutilando pavos bebés sin analgésicos y lanzándolos a una máquina trituradora para molerlos vivos. ¡Esta clase de evidente crueldad para obtener ganancias debe terminar! Es hora de poner fin al abuso animal que ocurre sin control en las granjas industriales de Butterball.

Lo que es peor es que el sufrimiento de los pavos de Butterball comienza con su crianza. Mientras los pavos silvestres son aves majestuosas, conocidas por su gracia, velocidad e inteligencia, los pavos de Butterball han sido criados selectivamente para crecer tanto y tan rápido, que muchos de ellos sufren dolorosos defectos óseos, lesiones articulares de cadera, deformidades incapacitantes de los pies y las piernas, y ataques cardíacos fatales.

Claramente, Butterball puede ser mejor que esto.

Le ruego que empiece a aliviar la crueldad y el sufrimiento innecesarios, documentados en la investigación realizada por Mercy For Animals, e implemente políticas significativas de bienestar animal, incluyendo:

- Cuidado veterinario habitual para las aves enfermas y heridas.
- Fin de la manipulación genética de los pavos que promueve una ganancia de peso no natural.
- Provisión de una superficie limpia para dormir, enriquecimiento ambiental y acceso a la luz solar para los pavos.
- Instalación de cámaras en todas las edificaciones de Butterball y transmisión en vivo vía Internet.
- Fin del cruel método de sacrificio de las aves adultas (en el cual son suspendidas de las piernas y electrocutadas, antes de cortar sus gargantas) y adopción de una alternativa menos cruel.

El abuso animal documentado una y otra vez en Butterball no puede tolerarse en una sociedad civilizada. Es crucial que usted tome medidas inmediatas para prevenir esta crueldad e implemente estas mejoras modestas, aunque importantes, de bienestar animal.

Cordialmente,

[su nombre aquí]









 
Al firmar, aceptas los términos del servicio y la política de privacidad de Change.org